Lo mejor para tu corazón

corazon_sano

Las enfermedades cardiovasculares, Se han convertido en la primera causa de muerte en muchos países. Uno de los factores mas importantes en la aparición de dichas enfermedades es la alimentación inadecuada.

Por ejemplo, El consumo excesivo de grasas saturadas puede causar que las arterias se estrechen; Situación que puede degenerar en arteriosclerosis, Hipertension e hipercolesterolemia y que, Con el tiempo, pueden impactar al propio corazón.

Acá unos remedios caseros para la salud del corazón, que puede prevenir la aparición de dichas enfermedades cardiovasculares .

No. 1: Cascara de nueces:

Extraer las paredes leñosas internas de la cáscara de cinco nueces y luego moler hasta convertirlas en un polvo fino. Colocar este polvo en 1/2 vaso de agua. Dejar hervir durante 1 minuto y retirar del fuego. Reposar durante toda la noche y después colar la infusión con un colador metálico. Beber, en ayunas, el agua con el polvo fino La nuez contiene fósforo, magnesio y las vitaminas B y es considerado uno de los frutos secos que más fortalece el corazón.

No. 2: Cebollas:

Pelar y Cortar dos cebollas grandes.  Colocarla en un recipiente que contenga 2 tazas de vino blanco.   Mezclar con una cucharadita de miel.  Dejar macerar, en una botella de vidrio de cierre hermético, durante 20 días. Tomar dos cucharadas al día.  La cebolla tiene propiedades hipotensoras que benefician al corazón.

No. 3: Toronjil y Anís:

Verter un puñado de toronjil y otro de anís en medio litro de agua. Hervir durante 10 minutos, retirar del fuego y colar.  Beber 3 tazas diarias.

No. 4: Muérdago:

Hervir, durante 5 minutos, una cucharada de muérdago en una taza de agua.  Retirar del fuego y dejar macerar durante una hora.  Tomar una cucharada al día. Esta infusión resulta beneficiosa para el corazón, ya que regulariza la presión sanguínea.


Alimentos buenos para la salud del corazón:

Los siguientes alimentos ayudan a reducir el nivel de colesterol y protegen el corazón del desgaste y los trastornos que puede sufrir con el paso del tiempo.

Aceite de oliva: Este aceite disminuye el LDL (colesterol malo) y aumenta el HDL (colesterol bueno). Para potenciar sus beneficios, es preciso asegurarse de que sea extra virgen, de primera presión en frío y de cultivo biológico.

Ajo: El ajo es uno de los alimentos más importantes en el tratamiento de afecciones del sistema cardiovascular, ya que, según estudios realizados, con sólo tomar un ajo crudo al día  se ayuda a reducir el colesterol LDL, se previene la formación de placas en las arterias y ayuda a prevenir la aterosclerosis y las enfermedades cardíacas.

Alcachofa: Según recientes investigaciones realizadas, las hojas y raíces de la alcachofa tienen propiedades antioxidantes y anticolesterol, lo que hace que este vegetal sea un elemento ideal en la prevención de la aterosclerosis.

Apio: Hay un compuesto en el tallo del apio que además de darle su aroma característico, puede ayudar a controlar la presión arterial. El consumo de cuatro tallos de apio diarios llega a reducir el nivel de colesterol en un 14%.

Gugulón:  El gugulón, arbusto originario dela India y Pakistán, se considera capaz de reducir de forma importante los niveles de colesterol y triglicérídos.

Té pu-erh: Este té, originario de China, reduce el nivel de colesterol y de triglicéridos en la sangre. Con sólo tres tazas al día se pueden lograr excelentes resultados siempre y cuando se vigilen los malos hábitos que son parte del problema.

Té verde: Según estudios realizados porla Universidad de Hardvard, consumir un par de tazas de té verde al día puede llegar a reducir el riesgo de infarto en un 45%. Su mérito radica en los bioflavonoides, la sustancia que le confiere poder antioxidante.

Limón: El limón ofrece múltiples beneficios, ya que, además de mejorar la elasticidad de las cubiertas arteriales, el consumo de su jugo con la piel incluida, actúa favorablemente en el tratamiento de la hipercolesterol.

Uva: El secreto para recomendar el consumo de este fruto está en su contenido de flavonoides, unos antioxidantes que evitan la formación de coágulos en la sangre y previenen la aterosclerosis.

Soja:  La soja proporciona uno de los mejores reemplazos de la proteína animal con la ventaja de que no tiene ni grasa ni colesterol. Uno de sus derivados, la lecitina, es el más recomendado para regular el nivel de colesterol.

Aceite de onagra: Es una fuente de GLA (ácido gamma-linolénico) que es un ácido graso de los llamados «esenciales» porque el organismo no lo produce y debe obtenerlo de los alimentos. Es un aliado del corazón porque reduce el nivel de colesterol LDL y evita que las plaquetas sanguíneas se unan para formar coágulos.

Leave a Reply